Día del libro 2020

Saludo de la Biblioheladera en este Día del Libro. 📚
Queremos compartir con todo el colectivo de estudiantes, docentes, funcionarios y la comunidad toda!😉
A las 10hs y a las 17hs tendremos programa especial para los niñes por la 90.7 Espika FM.
Luego a las 20hs para jóvenes y adultos!🎶📻

En la biblioheladera leemos todos! Disfruta de la lectura!
Gracias por compartir❤😁

Enlace permanente a este artículo: http://colectivoespika.sejuntalagente.org/2020/05/dia-del-libro-2020/

Infelices Pascuas

Foto Olla Popular de Boix y Merino, en el barrio Malvín Norte
Olla popular de Boix y Merino abril de 2020, barrio Malvín Norte, Montevideo

Una olla popular «inhabilitada», un barrio incomunicado y 250 mililitros de alcohol en gel.

El 28 de abril conversamos con Javier Techera, de la Olla Popular de Boix y Merino, barrio La Bombonera (Malvín Norte, Montevideo). Nos habló sobre el contexto social en el que viven, las dificultades económicas profundizadas por la emergencia sanitaria y la violencia institucional a la que se ven expuestos.

«Paz para el barrio» es el reclamo en el que insiste Javier mientras narra los reiterados episodios de abuso policial y políticas intimidatorias por parte de efectivos del Ministerio del Interior.

El corte de las comunicaciones telefónicas (fija y móvil) durante uno de los operativos, la política desinformativa del Ejecutivo y la cizaña infantil para expulsar un vecino del barrio, se suman a la fuerte violencia física ejercida sobre la comunidad.

Tanquetas camufladas, decenas de efectivos policiales, un helicóptero y 250 mililitros de alcohol en gel fue todo lo que recibió la olla popular de la calle Boix y Merino en barrio La Bombonera (Malvín Norte) por parte del Estado.

«Toda la plata que gastaron en ese operativo la podrían haber dado de comer a toda la gente que está comiendo de las ollas populares».

Entrevista a Javier Techera

Enlace permanente a este artículo: http://colectivoespika.sejuntalagente.org/2020/05/infelices-pascuas-testimonio-del-abuso-policial-vivido-en-malvin-norte/

Hasta siempre Guillermo Chifflet, referente ético, antiimperialista, coherente, consecuente

Foto: Guillermo Chifflet en Santa Lucía el 20/12/2005
Guillermo Chifflet en Santa Lucía el 20/12/2005

El mejor homenaje a Guillermo Chifflet, es mantener vivo su pensamiento, su coherencia, su ética, por lo cual compartimos una entrevista realizada por Espika FM el 20 de diciembre de 2005, a pocos días de su renuncia como diputado, en el que explica los motivos de su renuncia y su posición sobre distintos temas, como las misiones UNITAS (entrenamiento militar realizado por la Armada de los Estados Unidos, junto a armadas de Latinoamérica), el Tratado de Protección de Inversiones con Estados Unidos, y también sobre el funcionamiento del Frente Amplio.

Hasta siempre Guillermo Chifflet!!!

Escuchar entrevista

Enlace permanente a este artículo: http://colectivoespika.sejuntalagente.org/2020/04/hasta-siempre-guillermo-chifflet-referente-etico-antiimperialista-coherente-consecuente/

¿EN EL MISMO BARCO?

Por Joaquín Pisciotano y Daniel Larrosa

En estas últimas semanas caracterizadas por la histeria colectiva, buena parte de la población tuvo la posibilidad de vivenciar lo que tantas películas hollywoodenses y series de Netflix cargadas de historias apocalípticas han logrado naturalizar en el imaginario colectivo.
En ese escenario crítico el concepto nacionalista renace, reaparecen las banderas de Uruguay y las analogías al fútbol emergen como si se tratara de un partido de la celeste contra un “enemigo invisible”. Es así que la metáfora popular de “estar todos en el mismo barco” cobra fuerza, siendo incluso proyectada desde el gobierno por el mismo secretario de presidencia.
Parece un recurso discursivo poco feliz en tiempos en que los cruceros pasaron a ser hospitales ambulantes que ningún puerto quiere recibir, pero pasando por alto este detalle, entendemos necesario enumerar algunas precisiones referidas al estado del supuesto barco y su tripulación:

Los radares rotos o el vigía dormido

Vale la pena contextualizar en qué punto nos encontramos, en qué contexto político nos pega esta “pandemia mundial”, quiénes la sufren, quiénes menos y quiénes se benefician.
El virus se expande por el mundo y llegan los primeros casos al continente al tiempo que en Uruguay nos encontramos en medio de una transición de mandos a medias, que dio fin a quince años de sucesivos gobiernos frenteamplistas y comenzó una nueva etapa con un gobierno multicolor de claras intenciones político económicas, pero pocos candidatos a ocupar cargos de direcciones en ministerios y entes.
Ha trascendido que desde diciembre, allegados al gobierno actual advirtieron sobre la inminente situación en la región y se propusieron comenzar a trazar políticas de prevención sanitaria al respecto. Pero claro, todavía parecía algo lejano y la mira estaba puesta en otros asuntos.
Mientras el gobierno saliente hacía énfasis en la falta de compromiso de los nuevos mandatarios a la hora de realizar la transición, tampoco salió a advertir públicamente el problema que se avecinaba más allá de básicas recomendaciones al gobierno entrante (o no se lo esperaban o
siguieron fieles a su premisa de ocultar información para no generar alarma).
Lo cierto es que cuando los primeros casos de Covid-19 llegaron al país, poco y nada del andamiaje necesario para enfrentar la situación estaba aceitado. Distinto timonel pero las mismas cartas de navegación.
¿Cómo y dónde estábamos el 13 de marzo, día en el que se detecta el primer caso de coronavirus? Si bien el período progresista implicó mejoras en el plano económico, generando varios años de crecimiento apostando al sector agro-exportador y a grandes inversiones extranjeras para mantener la tendencia, la pequeña y micro empresa así como sus trabajadores vivían del desborde de estos grandes capitales. Este desborde llegó en cuentagotas a los sectores más desfavorecidos, sin generar modificaciones estructurales que les permitan asentarse en bases sólidas que no se vuelvan abajo ante “el primer estornudo” o la primera vuelta de timón.

El crecimiento fue acompañado de un aumento del salario real y del consumo ampliamente fomentado (para muestra están los flamantes shopping que se construyeron o ampliaron en los últimos años), la inclusión financiera aceleró aún más el proceso consumista y los 0km totalmente financiados renovaron la plaza automotriz. Este crecimiento en la capacidad de consumo no se vio reflejado en la posibilidad de acceso a la vivienda para una buena parte de la población. En este sentido, a pesar de que se lograron avances en materia de vivienda popular (como ser nuevos
préstamos para cooperativas y la construcción de viviendas para realojos), proliferan los especuladores (amparados incluso en la nueva ley de vivienda de interés social) y muchas casas en manos de pocos empresarios hacen que se infle el precio de venta y también de los alquileres.
Señalamos esto porque entendemos que estos costos fijos que afectan a buena parte de la población deberían ser tenidos en cuenta por las autoridades para contemplar las dificultades de pago por parte de los arrendatarios y deudores ante la actual emergencia.
El MIDES y sus políticas asistenciales, que fueron foco para las críticas de la derecha desde la oposición, son hoy herramientas de las que se vale el gobierno para enfrentar la actual crisis sanitaria y social.
En relación al sistema sanitario, si bien hubo mejoras innegables en la salud pública, el sostenimiento de un sistema basado en prestadores privados promovió en los hechos una concepción mercantil de la salud que hoy se puede evidenciar en la cantidad de test realizados por quienes podían pagarlos y la negativa de varias mutualistas a realizarlos a pacientes que presentaban síntomas característicos de la enfermedad debido a su elevado costo, mientras las mismas seguían recibiendo los fondos del Estado. En este sentido, la enorme proporción de positivos que tienen barrios como Carrasco y Pocitos no parece tener correlato con la realidad.

Con el agua al cuello y un vaso para desagotar

En los recintos más bajos de este barco se encuentran los tripulantes informales y desocupados que la reman día a día con el agua al cuello. La ayuda anunciada desde el gobierno a estos sectores más rezagados en forma de alimentos y de una partida única de 1200 pesos resulta irrisoria ante la magnitud de las pérdidas y sería insuficiente para satisfacer las necesidades más básicas, de no ser por la solidaridad organizada desde los territorios.
La situación es también crítica e incierta para los trabajadores por cuenta propia y para los empleados enviados al seguro de paro. Estos últimos pasan a estar subsidiados por el estado, no significando, en la mayoría de los casos, esfuerzo alguno de los empresarios, contrario a lo que aseveró la flamante ministra de economía. Cabría preguntarse además cuántos de estos trabajadores continúan cobrando la totalidad de sus contratos.
Para estos sectores que sufren una reducción enorme del ingreso, una suba de las tarifas de alrededor del 10% parece una medida totalmente falta de empatía, que además va a contrapelo de lo que están haciendo la mayoría de los gobiernos de la región, independientemente del tinte partidario que tengan. Encima para dar cabida de la magnitud en la baja del el salario real, debemos dar cuenta de que la inflación se incrementó rápidamente debido a políticas monetarias que favorecieron la abrupta suba del dólar.

Los botes salvavidas son para unos pocos

Es engañoso sostener que esta situación económica afecta a todas por igual. El sector agro-exportador vio acrecentar un 20% sus ganancias con el alza del dólar. Esta diferencia de valor de la moneda significó una transferencia de 56 millones de dólares en el mes de marzo a bolsillos de los terratenientes, rentistas y agro-empresarios, y fue celebrada por un ministro auto proclamado representante de los productores.
Mientras la parte de abajo del bote hace aguas por todos lados, en los camarotes de arriba sigue la fiesta. Parado en una posición dogmática el presidente salió a defender que no se gravará al capital argumentando que es necesario “sacarle lastre al maya oro, al que pedalea y hace funcionar la economía”, en otras palabras al que siempre gana. Solo desde la ceguera de la ideología se puede obviar que no toda inversión de capital es productiva (existiendo como ejemplos el capital especulativo y el rentista), que no todo capital productivo favorece la generación de empleo (muchos generan menos empleo del que eliminan), que el empleo de calidad y con más incidencia en los sectores bajos no lo generan los grandes capitales sino los pequeños emprendimientos, los productores familiares, las cooperativas, etc. La señal es inequívoca, se busca que la crisis la paguemos los trabajadores, como sucedió en el 2002. Relacionado con esto vale aclarar que el anunciado desembolso de 100 millones de dólares por parte de los agro-exportadores, y presentado en los medios masivos como una “donación caritativa”, no sería más que el producto de la quita de subsidios estatales por un lado y financiación estatal por otro lado.-El capitán del barco juega con los paneles de navegación de forma errática.
La improvisación reina a nivel mundial. Sugerencias y directrices contradictorias amparadas todas en la palabra de técnicos generan inseguridad, dudas y mucha incertidumbre en la población. En el plano local mientras por un lado se desaconsejan las aglomeraciones, el gobierno ordena la vuelta al trabajo de 45 mil empleados de la construcción. ¿En qué estudios se basaron para tomar dicha decisión? La presión del lobby de las empresas constructoras y de las grandes empresas como UPM no deberían pesar más en la balanza que el cuidado de la vida.

Las mujeres y los niños por la borda

Con el confinamiento se multiplicaron los casos de violencia doméstica. Esta violencia, que atraviesa a toda una sociedad anclada en valores patriarcales, es lógico que se haga sentir con más énfasis en algunos barrios donde el hacinamiento resulta alarmante. Las víctimas, mujeres y niños en su mayoría, se encuentran hoy más expuestas a un conjunto de violencias, que en casos extremos llegan al feminicidio. Aunque no tengan COVID 19 y no aparezcan en la enumeración diaria con que comienzan los informativos de los grandes medios, estas víctimas cuentan. Por su parte, desde las autoridades lejos de entenderlas como “daños colaterales” (como manifestó el presidente) debería tomarse esta situación como una auténtica emergencia nacional.

Muchas voces pidiendo un golpe… de timón

En los últimos años venimos contemplando como en toda Latinoamérica los militares vienen ganando terreno nuevamente ante la deslegitimidad de los representantes partidarios y ante una exigencia ciudadana de soluciones a temas como la inseguridad y el narcotráfico. Sin ir más lejos, la reforma impulsada por el actual ministro del Interior promovía la intervención de un cuerpo de militares en la seguridad pública.
Esta tendencia se aceleró con la crisis sanitaria. En muchos países se ha recurrido a ellos para exigir el distanciamiento social de la población, y en Brasil la cúpula militar encabezada por Braga Neto se establece como un auténtico gobierno “de facto” ante la deslegitimidad social del
presidente electo y también militar Bolsonaro.
Por un lado el temor de las elites a un estallido social, y por el otro clases medias temerosas que exigen orden en medio de tanto caos. Es en este contexto que la mayoría de los países sudamericanos se encuentran aplicando medidas que implican Estados de Excepción y/o Toques
de Queda. Al tiempo que en Montevideo se reprime a la población en situación de calle.
Es preciso estar atentas ante una escalada represiva que ya venía en crecimiento y a la que la Ley de Urgente Consideración daría garantías. Debemos estar alertas para que la excepción no se transforme en la norma y que los tapabocas sean sólo para evitar contagios, y no para acallar nuestro grito de “NUNCA MÁS”.En este sentido, y adelantando una respuesta a la pregunta que encabeza el texto, nos es difícil pensarnos en el mismo barco con aquellos que justifican la impunidad al proponer olvidar las atrocidades realizadas por los militares en la última dictadura militar.

En medio del caos, los marines al asedio

En esta situación ya caótica EEUU realiza el mayor despliegue militar de los últimos 30 años en Latinoamérica inundando de marines el mar Caribe, al tiempo que denuncia a Maduro de financiar el narco-terrorismo y cual “cowboy” ofrece 15 millones por su cabeza.
Ante esta amenaza explícita, las autoridades uruguayas lejos de denunciar el despliegue militar y las amenazas intervencionistas, califica de “constructiva” la propuesta de salida realizada por EEUU.
Más allá de lo que cada quién piense del gobierno venezolano es preciso estar unidos para levantar la bandera de la autodeterminación de los pueblos y la no intervención. Resulta indignante la indiferencia de un gobierno que se dice nacionalista ante semejante amenaza.
Por otra parte, también resulta denunciable que el gobierno se haya negado a entablar gestiones con el gobierno venezolano para repatriar uruguayos, que aunque no se explicite, es claro que es por razones ideológicas.

El abajo se organiza para ir sacando el agua a baldazos

Como suele suceder en estos casos, ante la ausencia o la ineficiencia de las políticas estatales, un aluvión solidario se organiza espontáneamente desde abajo para sostener la vida de los más rezagados. Lo colectivo florece a pesar de los llamados al aislamiento social, concepto éste que debe diferenciarse del aislamiento físico: mientras el aislamiento físico y la higiene se tornan necesarios en tiempos de crisis sanitaria (aunque no para todo el mundo es posible realizarlo), el aislamiento social hoy promovido como un acto patriótico y de responsabilidad se confunde con el
egoísmo y la comodidad.
“ Si nos organizamos comemos todos” decía una pared de un barrio en la periferia de la capital que explicita de esta forma la necesidad de contención y acercamiento social para enfrentar la crisis. No recordamos la misma unidad ni arenga mediática que hoy contemplamos para mejorar
la situación de estas miles de personas en situación de vulnerabilidad que enfrentan día a día la pandemia perpetua de la marginalidad.
Por suerte, desde los territorios se vuelven a tejer lazos solidarios para que a nadie le falte el pan.
Del trabajo silencioso de miles de personas anónimas florecen y se multiplican las huertas comunitarias, las ollas populares, las cooperativas de consumo, los clubes de trueque, las bolsas de trabajo, etc. Esa red de economía solidaria que se entreteje cada día para que nadie quede afuera no se alimenta del gran capital (del “maya oro” que en el decir del presidente hará que la economía funcione) sino del compromiso de las de abajo. Solo los territorios organizados podremos enfrentar la emergencia alimentaria en ciernes, y también la embestida conservadora, patriarcal y represiva que día a día interpela nuestros derechos más básicos. Es desde abajo también que deberemos organizarnos para establecer y exigir un manejo responsable de la información.
Hay que mantener la cabeza despierta cuando la prensa arenga que “estamos todos en el mismo barco” y preguntarnos: ¿Será que estamos todos juntos? ¿Será que la crisis pega igual al que no tiene otro ingreso que la changa del día, que al empresario que vive en Carrasco o al agro-exportador que gana en bien cotizados dólares?.
Es cuando menos discutible afirmar que estamos todos en el mismo barco, pero aún aceptando este supuesto sabemos a quienes los esperan los botes salvavidas (o quizás algún yate de lujo) y quienes con suerte quedarán aferrados a una tabla flotando en medio del mar.

Enlace permanente a este artículo: http://colectivoespika.sejuntalagente.org/2020/04/en-el-mismo-barco/

Entrevista a Camila García, integrante del colectivo feminista Timbó

Integrantes de Colectivo Timbó - Foto de Colectivo Con la Sangre en el Ojo
Colectivo Timbó el 25/11/2019
Foto: Colectivo Con la Sangre en el Ojo

Hoy 8 de marzo, compartimos una entrevista realizada el 23 de noviembre de 2019 a Camila García, integrante de Timbó, colectivo feminista de Santa Lucía, Canelones, Uruguay, que no habíamos publicado, y tiene aportes muy valiosos desde un colectivo de mujeres, mayormente jóvenes.

Camila nos cuenta de los preparativos para la concentración por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer de 2019 en Santa Lucía. También charlamos sobre colectivo Timbó, y la situación de la violencia hacia las mujeres.
Por último hablamos de la marcha del 8 de marzo del 2019, y las repercusiones de la misma.

Audio de la entrevista: EntreOidos Camila García – Colectivo Timbó

La entrevista fue realizada el 23 de noviembre de 2019, en la sección EntreOidos del programa Al Mundo le Falta un Tornillo de Espika FM

Enlace permanente a este artículo: http://colectivoespika.sejuntalagente.org/2020/03/entrevista-a-camila-garcia-integrante-del-colectivo-feminista-timbo/